Por sus variadas facetas los maestros rurales recibieron elogios en la Junta de Durazno: piden reconocer a docente

0

El  viernes 2 de julio la edil Inés Colina tuvo palabras de valoración para quienes en medio del campo dan todo por los niños. 

La nacionalista hizo foco en Elsa “Chita” Ghigliano de López, a quien pidió reconocer. Pero su alocución, enriquecida con opiniones de entrañables duraznenses, trajo a la mente a muchísimos formadores que antes de trabajar en las escuelas de la ciudad cumplieron años en la campaña.  


Transcripción duraznodigital  


“Gracias señor presidente. En la noche de hoy quiero hablar sobre el deber social que tenemos como representantes del pueblo de reconocer a los duraznenses que a lo largo de su vida se han destacado por su actividad.

Quiero tener especialmente palabras para una señora maestra de nuestro departamento. Estoy hablando de Elsa “Chita” Ghigliano de López, maestra que supo ser una de las fundadoras de la Esc. Nº10, pero que tuvo una destacada trayectoria en el medio rural.

Ella misma describe su profesión diciendo que las maestras tenemos la responsabilidad de formar a ese grupo de palomitas blancas, ávidas de aprender sus primeras letras.

A las maestras les toca la responsabilidad de forjar su personalidad con cariño, con amor, con rectitud y pautas pedagógicas; pues ellos serán el futuro del Uruguay.

A sus 93 años agrega que los alumnos del medio rural deben tener en cuenta su familia, piedra fundamental, para desde allí construir su correcto camino. Haciendo esto con gran respeto y amor forjaremos seres dignos para nuestro querido Uruguay.

Quiero traer, además, palabras del maestro Elman Sánchez Galarza: 'como maestro rural nuestra preocupación era poner énfasis en lo técnico-docente. Teníamos, además, el privilegio de manejar conocimientos de higiene, recreación, economía doméstica, sociología, que podíamos aplicar con eficiencia'.

Cuántas cosas que hoy también nos gustaría que nuestros hijos aprendieran. Elman agrega 'desde el comedor escolar también se les enseñaba el uso de la servilleta, el cepillado de los dientes, las prácticas deportivas, la vacunación, la huerta escolar y mucho más'. 

El maestro Roberto Colina Cardoso agrega, 'que la escuela rural siempre fue el centro de divulgación cultural, social y sanitaria en el medio. Las maestras y los maestros fueron sus fieles ejecutores y sostenedores de esa ímproba labor. Convirtieron la profesión docente en una misión universal. La capacidad docente -y ese espíritu misionero- fue una conjunción del apoyo de comprensión básica de amor, análisis, discusión, evaluación y propulsión esperanzada hacia el logro de una meta única: a trabajar y ser feliz, cumplir una misión sin pensar en remuneraciones'.

En la página 14 Anecdotario del Paso Real de Carpintería, del maestro Roberto Colina, citamos expresiones de la maestra Ghigliano de López: 'durante mi actividad en la escuela 45, en la década del 50, junto a la directora, tuvimos una relación muy importante con la vecindad; fue un pasaje de mi vida rural como maestra que disfruté muchísimo'.

En sus palabras vemos la importancia de la maestra y del maestro rural, no solo en la educación de los niños, sino también en lo que significa la maestra para la zona, para los vecinos. Es la institución de Estado más cercana que tienen esos pobladores... 

Tendríamos muchísimo más para decir de Elsa, quien también escribió un libro denominado Historia de una Maestra Rural. Como verán, su vida fue dedicada, aún después de ejercer, a resaltar la figura, la historia y la importancia de la educación en el medio rural.

Es por tanto que queremos proponer que una calle de nuestra ciudad lleve su nombre, o bien se coloque una placa con su nombre en la Plaza del Maestro Rural.

Entendemos que en ella también reconocemos a muchos otros maestros y maestras con fuerte compromiso social. Quiero que estas palabras pasen el señor Intendente, a la Comisión de Obras y Nomenclatura, a la Comisión de Educación y Cultura”.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios