La democracia es un imperativo ético. Escribe Saúl Piña

0

Está comprobado que Uruguay es un país donde el apoyo al sistema democrático ocupa un lugar de privilegio , al punto de que de acuerdo a una reciente encuesta, siete de cada diez ciudadanos, están satisfechos con la marcha de este sistema.


De todos modos, un reciente informe del Latinobarómetro enciende una luz de alarma, como por ejemplo que un 28% de los uruguayos apoyaría un régimen militar en sustitución de un gobierno democrático, en caso-dicen-“si las cosas se ponen difíciles”.

El informe dice que Chile, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y Venezuela están mejor posicionados en este indicador. Esto significa que Uruguay queda relegado a mitad de tabla en valores muy similares a Colombia y muy cercano al promedio regional, que es el 33%. 

El peor posicionado es Paraguay con el 51,1% que apoyaría un régimen militar. El informe asegura que “Uruguay comparado consigo mismo, empieza a mostrar signos de deterioro”. El apoyo al régimen militar en desmedro del gobierno democrático, creció nueve puntos porcentuales en menos de una década, pasando del 19% en 2011, al 28% actual. 

Por su parte un alto representante de la Unión Europea, Josep Robell, señaló su preocupación por “la caída de la confianza en la democracia en la región de Latinoamérica, donde solo el 49% de la población apoya la democracia”. Afirmó que la democracia se fortalece a través de procesos que permiten a los ciudadanos elegir libremente a sus gobernantes y respetar el resultado por ajustado que sea”.

El asumir que luego de las elecciones ganó otro partido del que gobernaba, es fundamental para la mejor marcha de cualquier país democrático .Es labor máxima de la oposición, compartir responsablemente y con nivel patriótico, en la conducción del complejo y sabio trabajo de conducción del gobierno, que en definitiva es tarea de todos los ciudadanos. Quienes actúan diferente, deberían leer la Constitución Provincial Artiguista.

La democracia, que tanto es concepción ideal de la vida y del mundo, es en su suprema perfección, impulsora del permanente e inagotable de los mayores esfuerzos y de los más altos logros en la búsqueda afanosa de la felicidad humana. Es el gran desafío histórico que tienen los hombres y los pueblos. 

Tenemos que responder a ese reto y el mejor destino del ser humano es su premio. Debemos fomentar un clima de fraternidad y de amor a nivel ciudadano. No es buena cosa pregonar la lucha de clases como herramienta ideológica, porque es el camino que conduce a la violencia y a la falta de tolerancia.

Una organización democrática es un imperativo ético; porque significa comprensión, posibilidad de justicia, de armonía social, de paz y de solidaridad con el prójimo y de amor fraterno entre los semejantes.

Porque asegura libertad y consagra un escenario humano para la vida del hombre.



Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios