Interés General

“El gran compromiso”: Saúl Piña adelanta el mensaje para Fin de Año


El fin de año de todo calendario, es apenas un hito en el complejo camino que transitan los seres humanos. Culmina un año que trajo para la humanidad un gran desafío: el Coronavirus.
Se trata de una pandemia que no repara en razas, colores, religiones y tampoco ideologías. 

En la natural euforia de las celebraciones de fin de año, habrá sin duda ,una instancia para el recogimiento y la reflexión; para la crítica del pasado, pero también para el vuelo de la imaginación, para futuros proyectos y también para los sueños. 

Aunque las agujas o el rítmico titilar de los números no se detenga en los relojes, se detiene el pensamiento y se lanza hacia atrás. Se produce una mágica instancia, para repasar lo hecho, para tatar de saber dónde se está, pero también para elucubrar el provenir, tratando de planificar nuevas acciones. 

En realidad todo tiempo debería ser apropiado para ello, pero nuestra civilización, ha dispuesto alegrías y tristezas colectivas en función del calendario. El ponerse en metódica actitud de contemplación y evaluación del pasado, nos ubica también de manea circunstancial, de espaldas al futuro, lo que lejos de ser una resignación ante el porvenir, puede despertar los sueños y la planificación del tiempo que vendrá.

Este año ha sido muy difícil para todos los uruguayos, porque a las dificultades y desilusiones que son naturales en esta apasionante aventura que se llama vida, se ha sumado una crisis sanitaria, que ha modificado en profundidad nuestro sistema de convivencia, poniendo freno a la aspiración de un elevado número de compatriotas.

De todos modos es propio de espíritus fuertes no poner vallas en el camino, sino con sentido patriótico, analizar los males de este tiempo y depositar el mayor esfuerzo colectivo para enfrentarlos, con fe y con optimismo, para su pronta superación.

Es momento de cultivar entre los orientales, los ideales de justicia y convivencia armónica, con empatía hacia el semejante, superando las diferencias ideológicas y de meros intereses de grupos o tendencias de opinión. Son valores e ideales que no aceptan su división, porque no pueden tener existencia separada. Son ideales fundados en el hombre y destinados a él. 

En su defensa debemos estar todos los habitantes de este país, que en un tiempo fue considerado como “La Suiza de América”. Tenemos la valiosa herencia de nuestros ancestros, de continuar edificando un futuro acorde con nuestras tradiciones nacionales. Que no son un capricho de la historia o un mandato que vino de afuera. Es el modo con que ésta se modeló por el carácter de nuestra raza y la influencia de nuestros héroes.

El programa del humanismo liberal, consiste en invitar a cada ser humano a ser lo más posible él mismo, poniendo énfasis en cultivar su propio templo interior, como manera de fomentar el amor y la fraternidad.

Que el nuevo año taiga paz en el corazón de cada uruguayo, porque solo en la paz puede asentarse el trabajo común, el respeto que nos debemos y la tolerancia, que permite la armonía social. Tenemos la aspiración de que el 2021, traiga la generosa piedad de los poderosos, al servicio de los más débiles.

En la reunión familiar de la noche del 31, levantemos las copas con fe racional y compromiso con el Uruguay que a todos nos pertenece, para que podamos enfrentar la inmensa aventura colectiva, que es el desafío actual para todos, donde ningún oriental de ley, puede rehusar su concurso y su esfuerzo honrado y tenaz. 

El compromiso es hacer la tarea, porque lo que no pueda yo lo harás tú y lo que no puedas tú ni yo, lo harán nuestros hijos. Con toda seguridad.

Salud y unión fraternal
¡FELIZ AÑO NUEVO!

Los auspiciantes posibilitan que el servicio informativo de DURAZNO DIGITAL sea gratuito. Ahora tú también puedes contribuir a mantenerlo. Consulta cómo DONAR Aquí.


Autor duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente

Con la tecnología de Blogger.