Actualidad

El mensaje de La Agraciada. Escribe Saúl Piña


Dicen algunos analistas que uno de los problemas que han deteriorado el tejido social, es la pérdida de valores. Se cita la ausencia del respeto a las personas ancianas, el deterioro del valor de la familia, a la legítima autoridad del gobierno y las normas que establece la ley.

Señalan como factor de deterioro social, que se ha venido perdiendo paulatinamente y que debemos recupera rápidamente, sobre todo en niños y jóvenes, el patriotismo, el amor a la patria, recordando hechos que tienen relación con el proceso histórico que nos permite hoy, disfrutar de un país libre y soberano. Un país que corta sus amarras con el pasado, es un país que se muere un poco en cada generación.  

Para los pueblos no es bueno vivir en el presente, que es la forma de no haber vivido nunca. El 19 de abril de 1825, se cumplió el Desembarco de los Treinta y Tres, un hecho histórico en el que resplandece el alma heroica de Juan Antonio Lavalleja, en uno de los acontecimientos más grandes de nuestro pasado lo que merece nuestro reconocimiento.

Aquella empresa del desembarco en la playa de “La Agraciada” fue una demostración de entusiasmo y capacidad a ultranza, de una causa noble y sentida como es la libertad. En la medida que hoy los orientales seamos capaces de reivindicar, actualizándolo, este preciado legado, la causa superior de la Patria no conocerá claudicaciones tristes ni situaciones que nos avergüencen. 

La palpitante herencia del Desembarco de la Agraciada no será cosa del pasado como una mera pieza de museo, en la medida que aquí haya mujeres y hombres que sientan la importancia y el orgullo de ser orientales, de acometer la tarea común y el trabajo silencioso de todos los días. No debemos ignorar el rico legado que representa el pasado.

Al cumplirse el 196º aniversario de aquel histórico acontecimiento, el 19 de abril debe ser día de gratitud y admiración para aquellos patriotas que lucharon por la libertad de los futuros uruguayos. Para nosotros hoy debe ser una jornada de reflexión para valorar y defender los derechos que actualmente gozamos, descartando los odios anacrónicos y los intentos de divisionismo. Es este un tiempo de actuar con nobleza, de lucha colectiva y también de sueños para el futuro. 

Debemos valorar la actividad de aquellos ciudadanos que cultivan con nobleza la política. Recordemos que la aurora sigue inexorablemente a la noche y que las desilusiones no deben causar abatimiento, deben ser el motivo que justifique la continuación de la lucha por el camino de la fraternidad, poniendo espíritu de generosidad y tolerancia al servicio del semejante. Debemos tener presente aquella sabia cita de Artigas cuando decía: "Reducidos a espéralo todo de nosotros mismos, la más perfecta unión es lo único que debe caracterizarnos”.

Junto a Ustedes en el Año del BICENTENARIO de la Fundación de la Ciudad de DURAZNO. Adhesión: Durazno Digital - Portal de Noticias.

Autor duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente


Con la tecnología de Blogger.