18 de julio: una fecha de compromiso futuro. Escribe Saúl Piña

0

El próximo 18 se conmemora el 192º aniversario, de un hecho que adquirió una significación de real trascendencia en la rica historia de este país. Fue un 18 de julio de 1830, el día de gloria en que la Patria envestida de los atributos de la libertad, ingresó en el escenario de las naciones libres y soberanas, jurando la Constitución.


Esta jornada debe ser de meditación cívica, por lo que a los hombres significa el jurar y por el valor que tiene la Constitución como documento máximo que debe ser respetado por los ciudadanos. 

Con sentido religioso o con sentido laico, jurar representa poner por testigo lo más alto de los cielos o lo más alto de la propia conciencia moral, para el propósito de cumplir determinada conducta. 

Jurar es condicionar la valoración del futuro. La Constitución representa el cuerpo fundamental de normas a que voluntariamente quiere un pueblo sujetarse. En ella se establece el modo de organizarse el Estado, a través de soluciones institucionales, que siempre son discutibles y perfectibles, por el dialogo, pero nunca por la violencia.

Los uruguayos no olvidamos, de que ha habido instancias lamentables en las cuales la Constitución no ha mantenido vigencia plena y ha sido agredida por grupos extraviados. Pero es todo un misterio, como en esas etapas de Constitución agredida, debilitada o ausente, ha mantenido sus ricos valores, más allá de personajes tenebrosos cuya vigencia fue fugaz. Y esto ha sido así, por cuanto la Constitución es del Uruguay y de los uruguayos. 

Es la Carta Fundamental del Estado y de los ciudadanos, ya que no surgió de la casualidad ni de la copia caprichosa de textos ajenos a nuestra orientalidad. La auténtica causa fue la vocación natural de los hombres inspirados por Artigas. Aquel 18 de julio de 1830 fue un día feliz y de gloria para la generación de aquellos tiempos, pero lo sigue siendo para las actuales y lo seguirá siendo para las futuras. 

En aquella magna fecha los orientales consolidaron sus afanes de independencia y soberanía, y “las seguridades del contrato” de las que hablaba Artigas.

Es injusto y no tiene explicación lógica que el Uruguay enfrente situaciones de dificultades sociales y económicas, ya que es un país hecho para la armonía y el sentido natural de la proporción, sumándose una tradición democrática, que facilita el  relacionamiento entre los orientales, en el respeto de las normas de convivencia social. 

Algo nos cambió y merece especial atención determinar cuál es el fenómeno que nos afecta, para eliminarlo.

El pueblo uruguayo tiene el gran privilegio, de que en las urnas, libremente y sin curatelas, ha sido siempre el gran depurador de los partidos y de los gobiernos, al volver la espalda a los hombres, que no cumplieron con sus deberes en el desempeño de su función pública.

Estos son tiempos de análisis, por cuanto se alientan cambios, lo que resulta natural por cuanto el fenómeno de la globalización así lo indica.

Lo que debemos tener en consideración, es que es básico el respeto de las tradiciones orientales, cuyo contenido debe ser fundamental en toda acción de futuro, sin variar el alma de la Constitución, que nos marca además de la libertad, el cumplimiento de las normas, derechos y deberes, tanto a gobernantes como a gobernados.

Han transcurrido 192 años de la firma de esta Carta, y es bueno destacar parte del texto, cuando dice: "No esperéis que ella repare instantáneamente los males que nuestra sociedad ha experimentado"…

“No, no es ella solamente la que ha de traernos la tranquilidad interior y la libertad. Es preciso que nosotros le sacrifiquemos las aspiraciones, que nos prestemos gustosos cumplir la ley y nos opongamos con firmeza al que intente traspasarla”.

Si grande es el sentimiento de evocación de este 18 de julio, más grande aún debe ser el compromiso en los tiempos de futuro, que debemos asumir los uruguayos. Debemos reflexionar con sentido patriótico, si realmente todos los ciudadanos estamos haciendo lo correcto, para el logro de un país más justo, unido y mejor para todos.

VOLVER A LA PORTADA



Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios