Mundo

China hackeó a un contratista de la Marina de EEUU


Los piratas informáticos del gobierno chino han comprometido las computadoras de un contratista de la Marina estadounidense, robando cantidades masivas de datos altamente sensibles relacionados con la guerra submarina, incluyendo los planes secretos para desarrollar un misil supersónico para usar en submarinos en 2020, según indicaron funcionarios del país nortamericano.


Las infracciones tuvieron lugar en enero y febrero, de acuerdo a declaraciones de funcionarios que hablaron bajo la condición de anonimato ya que la investigación está en curso. Los hackers atacaron a un contratista que trabaja para Naval Undersea Warfare Center, una organización militar con sede en Newport (Rhode Island), que lleva a cabo investigaciones y desarrollos para submarinos y armamento subacuático.

Los oficiales no identificaron al contratista.

e tomaron 514 gigabytes de material relacionado con un proyecto cercano conocido como Sea Dragon, así como señales y datos de sensores, información de salas de radio submarinas relacionadas con sistemas criptográficos y la biblioteca de guerra electrónica de la unidad de desarrollo submarino de la Armada.

The Washington Post acordó retener ciertos detalles sobre el proyecto de misiles a petición de la Marina, que argumentó que su difusión podría dañar la seguridad nacional.

Los datos robados eran de naturaleza altamente sensible, a pesar de estar alojados en la red no clasificada del contratista. Los funcionarios dijeron que el material, cuando se agregue, se consideraría clasificado, un hecho que aumenta las preocupaciones sobre la capacidad de la Armada para supervisar a los contratistas encargados de desarrollar armas de vanguardia.

La brecha es parte del esfuerzo de China para reducir la ventaja de Estados Unidos en tecnología militar y convertirse en la potencia preeminente en el este de Asia. La noticia llega en un momento en el que el gobierno de Trump busca asegurar el apoyo de Pekín para persuadir a Corea del norte para que renuncie a las armas nucleares, aún cuando persisten las tensiones entre Estados Unidos y China por cuestiones de comercio y defensa.

La Marina está liderando la investigación de la brecha con la ayuda del FBI, según dijeron las autoridades.

El vocero de la Armada, el comandante Bill Speaks, dijo: "Existen medidas que requieren que las empresas notifiquen al gobierno cuando se produce un 'incidente cibernético' que tiene efectos adversos reales o potenciales en aquellas plataformas que contienen información no clasificada controlada".

Speaks señaló que "sería inapropiado discutir más detalles en este momento".

"Estados unidos consistentemente ha sido capaz de utilizar sistemas de seguridad altamente compartimentados para proteger sus avances de defensa más innovadores y dinámicos, y cada vez que uno de ellos es penetrado, se renuncia a ese beneficio", afirmó James Stavridis, decano de la Facultad de Derecho y Diplomacia en la Universidad de Tufts y un almirante retirado que sirvió como comandante aliado en la OTAN.

"Entonces, si es cierto que esto fue una penetración de uno de esos sistemas, esa es una reversión significativa para Estados Unidos", remarcó Stavridis, que no tenía conocimiento de la brecha.

El proyecto Sea Dragon es una iniciativa de una oficina especial del Pentágono que se levantó en 2012 para adaptar las actuales tecnologías militares de Estados Unidos a nuevas aplicaciones. El Departamento de Defensa, citando diversos niveles de clasificación, ha publicado poca información sobre Sea Dragon, además de decir que introducirá una "capacidad ofensiva disruptiva" al "integrar un sistema de armas existente de la Armada". El Pentágono ha solicitado o usado más de USD 300 millones para el proyecto desde finales de 2015 y ha dicho que planea comenzar las pruebas submarinas en septiembre.

Los expertos militares temen que China haya desarrollado capacidades que podrían complicar la capacidad de la armada para defender a los aliados de Estados Unidos en Asia en caso de un conflicto con China.

Los chinos están invirtiendo en una amplia gama de plataformas, incluidos submarinos más silenciosos armados con armas cada vez más sofisticadas y nuevos sensores, según explicó el almirante Philip Davidson durante su audiencia de nominación para dirigir el comando Indo-Pacífico de los Estados Unidos. Además, en ese sentido, recordó que lo que no pueden desarrollar por sí mismos, a menudo, lo roban del ciberespacio.

"Una de las principales preocupaciones que tenemos", explicó el Comité de Servicios Armados del Senado, "es el ciberespacio y la penetración de las redes punto com, explotando la tecnología de nuestros contratistas de defensa en algunos casos".

En febrero, el Director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, testificó que la mayoría de las operaciones cibernéticas detectadas en China contra la industria estadounidense se centran en contratistas de defensa o empresas de tecnología que respaldan las redes del gobierno.

En los últimos años, el país americano ha estado luchando para desarrollar nuevas armas o sistemas que puedan contrarrestar una acumulación naval china que tiene como objetivo las deficiencias percibidas en la flota de Estados Unidos. La clave de la ventaja estadounidense en cualquier enfrentamiento en Asia con China en alta mar será su flota submarina.

"Las fuerzas navales de Estados Unidos van a tener dificultades para operar en esa zona, a excepción de los submarinos, porque los chinos no tienen mucha capacidad de guerra antisubmarina", explicó Bryan Clark, un analista naval del Centro de Estrategia y Evaluaciones Presupuestarias. "La idea es que vamos a depender mucho de los submarinos en los primeros esfuerzos de cualquier conflicto con los chinos".

China ha hecho que cerrar la brecha en la guerra submarina sea una de sus tres principales prioridades militares, y aunque Estados Unidos todavía lidera el campo, el país asiático está haciendo un esfuerzo concertado para disminuir la superioridad de Norteamérica.

"De modo que cualquier cosa que degrade nuestra ventaja comparativa en la guerra submarina es de extrema importancia si alguna vez tuviéramos que ejecutar nuestros planes de guerra para tratar con China", subrayó Stavridis.

Los militares estadounidenses dejaron que su armamento languideciera después de que terminara la Guerra Fría porque con el colapso de la Unión Soviética, la Armada ya no se enfrentó en los mares. Pero la rápida modernización y la construcción de la armada china en los últimos años, así como las fuerzas de resurgimiento de la Rusia en el mar, han llevado al Pentágono a renovar la fuerte inversión en tecnologías para hundir buques de guerra enemigos.

La introducción de un misil supersónico en los submarinos de la Marina de Estados Unidos dificultaría la maniobra de los buques de guerra chinos. También aumentaría un conjuntos de otras armadas que el ejército de Estados Unidos ha estado desarrollando en los últimos años.

Durante años, los piratas informáticos del gobierno chino han desviado información sobre el ejército de Estados Unidos, lo que pone de manifiesto el desafío que enfrenta el Pentágono para salvaguardar los detalles de sus avances tecnológicos. Con los años, los chinos han arrebatado diseños para el F-35 Joint Strike Fighter; el avanzado sistema de misiles Patriot PAC-3; el sistema del Ejército para derribar misiles balísticos conocido como Defensa del Área de Alta Altitud Terminal; y el nuevo buque de combate litoral de la Armada, un pequeño buque de superficie diseñado para operaciones cercanas a la costa, según informes previos preparados para el Pentágono.

En algunos casos, las presuntas infracciones chinas parecen haber dado lugar a tecnologías de imitación, como los drones que China ha producido que imitan aviones no tripulados de Estados Unidos.

Speaks, vocero de la Marina, señaló: "Tratamos muy seriamente el problema más amplio de la intrusión cibernética contra nuestros contratistas. Si ocurriera tal intrusión, las partes apropiadas estarían investigando el incidente específico, tomando medidas para proteger la información actual y mitigar los impactos que podrían resultar de cualquier información que podría haber sido comprometida".

La Oficina de Gestión de Evaluación de Daños del Pentágono ha llevado a cabo una evaluación del daño, de acuerdo con los funcionarios de Estados Unidos. La Oficina del Secretario de Defensa no quiso hacer ningún comentario.

Esta situación, según Stavridis, podría dar a los chinos "una idea razonable del nivel de conocimiento que tenemos sobre sus plataformas específicas y eso reduce profundamente nuestro nivel de comodidad si estuviéramos en una situación cercana de combate submarino con China".

Las señales y los datos de los sensores también son valiosos porque le dan a China la oportunidad de "saber en qué momento sabríamos a qué distancia podríamos detectar sus submarinos", una vez más un factor clave en las batallas submarinas.

Los investigadores dicen que el hackeo fue llevado a cabo por el Ministerio de Seguridad del Estado de China, una agencia de espionaje civil responsable de la contrainteligencia, la inteligencia extranjera y la seguridad de política interna. Los hackers operaban desde una base de MSS en la provincia de Guangdong, que alberga un importante departamento de piratería informática extranjera.

Aunque el Ejército Popular de Liberación de China es mucho más conocido que el MSS cuando se trata de piratería, el personal de este último es más habilidoso y mucho mejor ocultando sus pistas, de acuerdo a Peter Mattis, ex analista del centro de contrainteligencia de la CIA. El MSS, remarcó, piratea todas las formas de inteligencia: extranjera, militar y comercial.

En septiembre de 2015, en un intento por evitar sanciones económicas, el presidente chino, Xi Jinping, prometió al presidente Barack Obama que China se abstendría de realizar ciberespionaje comercial contra Estados Unidos. Tras el pacto, China pareció haber reducido gran parte de su actividad de piratería contra empresas estadounidenses, incluso las acciones perpetradas por el Ejército Popular de Liberación.

Tanto China como Estados Unidos consideran que el espionaje de la tecnología militar está fuera del pacto. "La distinción que siempre hemos hecho es que hay una diferencia entre realizar espionaje para proteger la seguridad nacional y llevar a cabo operaciones militares, y el robo de propiedad intelectual en beneficio de compañías dentro de su país", apostilló Michael Daniel, coordinador de ciberseguridad de la Casa Blanca en el mandato de Obama.


About Prensa Digital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente

Con la tecnología de Blogger.