Uruguay

Ministerio de Turismo inauguró obras en estancia rural de Salto


La colonia Julia Arévalo de Roche, predio del Instituto de Colonización en Puntas de Valentín, en Salto, ganó en 2017 el premio Pueblo Turístico.

La distinción incluyó apoyo económico por 30.000 dólares y asesoramiento técnico para desarrollar la propuesta. El viernes 7 el director de Turismo, Carlos Fagetti, inauguró las obras para que turistas extranjeros visiten el lugar o se alojen.

En la oportunidad se presentaron las obras de remodelación llevadas a cabo en el casco de la estancia, en el marco de la adjudicación del premio Pueblo Turístico 2017 al proyecto denominado La Julia, Lucha, Historia y Nnaturaleza. La actividad, realizada el viernes 7, fue coorganizada con la Intendencia de Salto y el Instituto Nacional de Colonización (INC) e incluyó el descubrimiento de una placa conmemorativa. Además del director nacional de Turismo, Carlos Fagetti, estuvo presente la presidenta del INC, Jacqueline Gómez.

El proyecto se ubica a 32 kilómetros del ingreso al pueblo Celeste, en el kilómetro 84 de la ruta 31, en Salto, en la colonia Julia Arévalo de Roche. Su cometido es diversificar la producción, a través de diferentes propuestas de ocio basadas en la historia de la región, las tradiciones locales y los valores del establecimiento, transmitidos por los colonos y vecinos de Puntas de Valentín. El campo fue recuperado de una banda de narcotraficantes y el Estado lo entregó a Colonización.

En la colonia, el visitante podrá estimular los sentidos a través del contacto directo con la naturaleza, participar de actividades de trabajo rural, degustar sabores, aromas y colores de la cocina casera y criolla y alojarse en una casa histórica. Puede optar por paseos por el día y, en breve, con alojamiento.

La estancia Valentín fue construida a mediados del siglo XIX y hoy conserva algunas de las características típicas de las edificaciones rurales de la época. La visita a este establecimiento propone un viaje a sus orígenes y atestiguar los cambios tecnológicos y culturales en el campo uruguayo. Posee ocho plazas distribuidas en tres habitaciones, dos de las cuales cuentan con baño en suite, un living de uso común, ideal para los días de invierno, que invita a disfrutar del calor de la estufa a leña. En el patio y la cocina original de la casa se exhiben objetos que fueron utilizados en las labores cotidianas y productivas.

Para el director de Turismo es tan importante el aporte económico como el asesoramiento técnico, ya que los equipos del  ministerio orientan a estos grupos en la preparación de circuitos, la elaboración de un guión para el visitante y la instalación de servicios para el turista. Asimismo, la iniciativa busca captar extranjeros, en particular a aquellos que visitan la zona termal.

Fagetti consideró que con estas acciones se recuperan saberes locales y se los pone en valor y en conocimiento de los visitantes. Agregó que este tipo de iniciativas turísticas generan puestos de trabajo e ingresos complementarios para las familias rurales. “Quien venga puede vivir la tranquilidad del campo uruguayo y ser atendido de manera confortable”, puntualizó.

Antecedentes e historia

Este proyecto fue elaborado por cinco organizaciones de productores familiares de la zona este de Salto: la Sociedad de Fomento Rural Basalto Ruta 31, la Sociedad de Fomento Rural Vera y Cañas, la Sociedad Rural Guaviyú de Arapey, la Cooperativa Camano y la Asociación de Fomento Rural Mataojo Grande.

El premio Pueblo Turístico fue instaurado en 2013 y busca descubrir el encanto de los pueblos uruguayos, promover el desarrollo local y diversificar la oferta turística. Está dirigido a pueblos de hasta 5.000 habitantes.

Julia Arévalo de Roche (1898-1985) nació el 1.º de julio de 1898 en el poblado de Barriga Negra, en Lavalleja. A los 10 años comenzó a trabajar en una fábrica de fósforos y luego ingresó a la actividad sindical como gremialista tabacalera. En la década de 1930 fue una de las principales organizadoras de los asalariados rurales y en 1942 marcó un hito en la política uruguaya al ser elegida diputada e ingresar al Parlamento, donde defendió la causa del trabajador del campo en sus primeros intentos de agremiación.

En 1947 asumió como senadora. Luchó por la erradicación de las desigualdades en el mundo rural, la desnutrición de la niñez campesina, los rancheríos indignos y la desocupación. Realizó una intensa lucha por los derechos de las mujeres y la equiparación salarial con los hombres por igual tarea y llevó adelante proyectos que amparaban a las trabajadoras embarazadas. Impulsó la Ley de Derechos Civiles de la Mujer y participó en la fundación de la Federación Internacional Democrática de Mujeres.


Autor duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente

Con la tecnología de Blogger.