24Siete / Podcast del martes 5 de julio.


Docente denunció agresión de patovicas en discoteca, dueño del local negó versión

0

Una docente denunció en las últimas horas una agresión por parte de patovicas en una discoteca del Prado, la Universidad de la República (UDELAR) se solidarizó con ella. Producto de lo sucedido resultó con lesiones en el rostro; invitó a reflexionar sobre "el clima de violencia vigente". La denunciante es Ana Rivoir, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.


La profesional radicó denuncia en la Seccional 7 d e la Policía contra tres patovicas de la discoteca Mandarine del Prado a quienes acusa de golpiza. De acuerdo al documento policial al que accedió Subrayado, la mujer concurrió al boliche en la noche del viernes para el sábado a exigir explicaciones de por qué a su hijo, de 18 años, no le habían permitido el ingreso al local, lo habían maltratado y además a reclamar su cédula, ya que se la habían retenido en el establecimiento. La docente ingresó y exigió hablar con un encargado.

El dueño del local dijo a Subrayado que todo lo sucedido está grabado en las cámaras de videovigilancia. Los jóvenes involucrados en el hecho no contaban con cédula de identidad, ni certificado de vacunación para poder ingresar al club. Afirma que la docente, en ningún momento, quiso recibir asistencia médica y que nadie la empujó, sino que se cayó cuando iba saliendo.

Fuentes de Fiscalía confirmaron a Subrayado que trabaja en el caso la Fiscalía de Flagrancia de 12º turno, a cargo de la Dra. Gabriela Fosatti. La Unidad de Víctimas de Fiscalía se puso a disposición de la familia.

Sobre lo que sucedió en el interior de la discoteca hay versiones encontradas. Por un lado, la víctima denuncia violencia física por parte del personal de seguridad y hay testigos que indican que la mujer fue empujada y cayó al piso; por otro lado los patovicas sostienen que fue la propia docente quien tropezó, cayó y se lesionó el rostro.

A la salida, sostiene la denunciante, que había un patrullero estacionado en la puerta del boliche y que los policías no intervinieron; sin embargo la versión de los agentes indica que se ofrecieron a brindarle asistencia y a trasladarla pero recibieron una negativa por parte de la víctima.

Ante lo sucedido, la Universidad de la República emitió un comunicado en el cual se solidariza como institución con la profesora “ante la agresión sufrida”.

En la misiva se informa que “a pesar de que la agresión le causara importantes lesiones, la profesora se encuentra fuera de peligro”. La Udelar expresó su solidaridad con la docente y su familia, rechazó las agresiones recibidas e invita a la reflexión ante el clima de violencia vigente. Al cierre del comunicado se expresa que se espera una rápida actuación de la Justicia en este caso particular y llama a todos los actores políticos, institucionales y a la sociedad civil organizada a reflexionar y “a comprometerse con la paz, condición necesaria de la vida en una sociedad democrática”.

La familia Garibaldi Rivoir agradeció, a través de una carta, las muestras de solidaridad por parte de la UDELAR y detalló su versión de los hechos.

INICIO


Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios