VIRUELA DEL MONO: OMS declara la viruela del mono emergencia sanitaria internacional

0

Según publican este sábado EL PAÍS de España, CLARÍN de Argentina, y varios portales internacionales, el director del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, toma la decisión pese a que los expertos del comité se muestran divididos.


El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha decidido declarar la viruela del mundo “una emergencia de salud pública de importancia internacional”, según ha informado en una rueda de prensa celebrada a primera hora de la tarde de este sábado. El anuncio llega después de la reunión de los expertos del organismo, celebrada el pasado jueves, en la que estos no lograron “alcanzar un consenso”.

Pese a ello, Adhanom Ghebreyesus ha hecho uso de sus poderes como máximo dirigente del organismo para tomar la decisión en base a la gran propagación que ha protagonizado el virus en las últimas semanas. Hace un mes, cuando el comité de expertos acordó aplazar la decisión, habían sido diagnosticados en el mundo unos 4.000 casos, cifra que se ha multiplicado por cuatro en este tiempo hasta superar los 16.500. El número de países afectados son ahora 75, prácticamente el doble que entonces.

La emergencia sanitaria declarada este sábado es el máximo nivel de alerta que prevé el Reglamento Sanitario Internacional, una consideración que hasta ahora solo tenían el coronavirus y la polio. La medida confiere poderes en el ámbito internacional a la OMS mediante recomendaciones que serán de obligado cumplimiento para los países miembros.

El director de la OMS ha afirmado que “las nuevas formas de transmisión que han facilitado la extensión del virus aún son poco comprendidas”, por lo que es necesario extremar la vigilancia a nivel internacional y desarrollar medidas de salud pública para identificar nuevos casos. “El riesgo de la viruela del mono es moderado a nivel global, excepto en la región europea, donde es elevado”, ha añadido.

España es el país más afectado con del mundo con 3.500 casos y un crecimiento que ronda el centenar de nuevos positivos diarios —este dato es una media, ya que no todas las comunidades informan con la misma frecuencia de los nuevos diagnósticos—, aunque es previsible que en los próximos días sea superado por Estados Unidos, que ya acumula casi 3.000 positivos y ahora es el país del mundo en el que más crece el brote.

Reino Unido y Alemania, con unos 2.200 casos cada uno, son los otros dos países más afectados. En Latinoamérica es Brasil, con casi 700 diagnósticos, donde más circula el virus y más rápidamente están creciendo los diagnósticos.

El actual brote ha sorprendido a autoridades y expertos por la rápida expansión que el virus ha tenido por el mundo en los dos últimos meses desde que la primera alerta internacional fuera lanzada por el Reino Unido a mediados del mayo. Aunque alejado del comportamiento explosivo del coronavirus, el de la viruela del mono ha mantenido una tendencia sostenida al alza ininterrumpida durante las últimas semanas, un fenómeno que nunca se había producido antes.

Pero esta no es la única novedad en el comportamiento del virus. Cuando saltó el brote, la mayor preocupación era que los registros procedentes de los países endémicos del centro y oeste de África reflejaban una mortalidad de entre el 1% y el 10% de las personas infectadas y aunque se esperaba que estos porcentajes fueran menores en el mundo desarrollado —por el mejor estado de salud general de la población y los sistemas sanitarios disponibles—, los médicos que han tratado a los enfermos se han sorprendido por la levedad de la gran mayoría de los casos.

Una primera explicación de esto está en que de las dos variantes del virus conocidas, la que está protagonizando el brote es la menos virulenta, presente en países del oeste del continente africano como Nigeria. La segunda razón, que ha sido que las erupciones en la piel que sufren los enfermos —junto a síntomas como fiebre, malestar, cansancio...— se concentran en la mayoría de los casos en las zonas perianales y genitales, extendiéndose mucho menos por el resto del cuerpo de lo descrito por la literatura científica.

Los expertos atribuyen este hecho a la forma de transmisión del virus en el actual brote, vinculada en más del 90% de los casos en prácticas de riesgo como relaciones sexuales en grupo o con múltiples parejas entre hombres que mantienen relaciones con otros hombres. Pero esta mayor levedad se ha observado también en los contagios que ha habido fuera de estos ambientes, ya que el virus también puede transmitirse por contacto estrecho, gotas de saliva gruesas y el uso compartido de piezas de ropa como toallas o sábanas. Incluso cuando los infectados han sido niños —ha habido una veintena de contagios en el ámbito doméstico—, estos han cursado la enfermedad de forma leve.

Pese a ello, la OMS considera que al ritmo actual es previsible que el virus de la viruela del mono siga propagándose por el mundo y con ello cada vez sean más los afectados entre los grupos de riesgo, que además de niños incluye a mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas, por lo que está justificada la declaración de la emergencia internacional.

FUENTE: EL PAÍS / ESPAÑA

VOLVER A LA PORTADA

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios