Actualidad

El gran desafío: inicio de clases en Primaria y Secundaria. Opina Saúl Moisés Piña


Estamos en un tiempo muy particular: el inicio de clases en Primaria y Secundaria. El comienzo de la actividad educativa se cumple en un escenario muy particular, debido a las medidas sanitarias, pero además en un escenario de inoportuno conflicto gremial, que agrava la situación, que supone las serias dificultades de organización interna en los centros docentes. 

A nivel familiar, los padres vuelcan sus inquietudes en las formalidades que implica un nuevo año, cumpliendo las diligencias necesarias en la reparación de uniformes, túnicas, mochilas y los diversos materiales.

Capítulo aparte a los padres que acompañarán a sus hijos al Jardín por primera vez, una experiencia plena de espiritualidad y amor que nunca se podrá olvidar. No hay duda que los recursos para el sector educativo no deben tener recortes, pero hay otros aspectos que deben ser tenidos en cuenta, como es el cuidado sobre el cumplimiento cabal de los principios de laicidad, de obligatoriedad y del compromiso de los actores que hagan sentir la grandeza del trabajo docente, que son factores que comportan fecundas simientes para futuras cosechas de civilidad, de prosperidad material y cultural para el país. 

A casi un año de declarada la “Emergencia Nacional”, se cerraron las escuelas y el hogar pasó a ser una especie de aula, modificando radicalmente el funcionamiento de la familia. Un reciente informe señala que el nivel de aprendizaje descendió. Un seguimiento a 300 escolares que asistían a clubes de niños, entre marzo y julio no se observó mejoras en el dominio de la lectura y la escritura. Se advierte también, que en el período de escuelas cerradas y clases virtuales, solo el 15% de los alumnos pudo mantener el nivel o mejorarlo. Preocupa que el riesgo lector aumentó 35%. 

Se afirma que los pocos afortunados que mejoraron, lo hicieron con el apoyo desde el contexto de una familia y viendo padres que leen. Los especialistas en educación, confirman el peso que tienen los adultos del hogar, para que el niño aprenda a leer y escribir.

En el interior de la caja craneana de cada ser humano, está el valioso cofre que guarda la fuente de toda riqueza. Es por eso que la formación educativa es la base de la sociedad y es ingrediente fundamental de la democracia. 

El mayor capital de todo país es la educación del pueblo, sin dogmas y sin tendencias. El deterioro económico de un país se logra recuperar, pero el capital humano es difícil y tarda mucho en recomponerse, por lo que un buen sistema educativo extendido a todas las capas sociales, es la llave que abrirá el pasaje hacia la ampliación del rico patrimonio que una población sana representa.

Uruguay tiene varios desafíos de futuro, dentro de los cuales está recuperar el nivel perdido en el sector de la educación.

🎤 Curso de Locución en Durazno a cargo de nuestro director. Inicio marzo. Inscripciones abiertas. 📳 Info. 099 961 044 - Más 👉 aquí


Autor duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente


Con la tecnología de Blogger.