Actualidad

La magna fecha del 25. Escribe Saúl Moisés Piña


En 1825 se consolida de forma definitiva la individualidad del pueblo oriental, que desde los albores con el lúcido pensamiento de Artigas, habrá de sentir y expresar una firme e inquebrantable vocación democrática. 

Es por ello que cuando lamentablemente la Constitución ha sido violentada, fue el pueblo históricamente que instrumentó las formas de recuperar la democracia. 

El 25 de agosto de 1825 en una modesta Villa de San Fernando de la Florida, los Honorables representantes electos de las distintas partes del país ,aprueban un valioso documento: la Declaratoria de la Independencia Nacional, que marcó para siempre el destino del pueblo oriental .

En primer lugar se determina con fuerza y vigor, la firme voluntad de emanciparnos.

Es bueno recordar que esta Declaración a 196 años, contiene principios de tal vigencia, que siguen constituyendo la columna vertebral que rige la convivencia pacífica y armoniosa de los pueblos. 

Tenemos el privilegio, de que en aquel lejano 1825, en la Asamblea de la Florida, se sostuvieron principios de libertad, de autodeterminación de los pueblos, de rechazo a la violencia y a la fuerza utilizada para cercenar soberanías y el apetito de poder. 

Se sostiene también, en aquellos tiempos inestables a nivel mundial, el derecho de los pueblos a orientar sus destinos, los cuales sólo dependen de su propia, única y exclusiva voluntad. 

Es importante recordar un sabio y futurista pensamiento de Juan Zorrilla de San Martín, que dice: “Unido y separado de sus hermanos el Uruguay no despertará celos, porque no amenaza, no despertará codicias porque no puede, y no quiere, por consiguiente fundirse". 

Es, pues, naturalmente el árbitro de paz y fraternidad en la gran familia iberoamericana en un porvenir acaso no remoto. ¿Fue eso lo que quiso decir nuestro grande Artigas, cuando nos legó escrita en nuestro primer escudo, aquella cifra profética: Con libertad ni ofendo ni temo ¿El próximo 25, la ciudadanía tiene el deber de rendir emocionados homenajes evocando la trascendental fecha que es todo un símbolo de la libertad y de nuestra identidad. 

Será una hermosa fiesta de la nacionalidad, uno de los renovados plebiscitos ciudadanos, de gratitud a los Héroes, y la adhesión a los principios de libertad y democracia que fueron sus legados; un rico patrimonio que debemos preservar. 

Es propicio recordar en estos tiempos de inoportunas actitudes que pretenden dividir, un sabio pensamiento de Renán: “Una nación, es una gran solidaridad establecida por el sentimiento de los sacrificios que se han hecho y por los que se está dispuesto a realizar”.

Autor duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta responsablemente


Con la tecnología de Blogger.